sábado, 12 de diciembre de 2015

LOS MUDRAS


Retomo después de casi un año mi blog. 

He descubierto los mudras, una nueva forma de meditar en cualquier parte. Yo me bajo a la playa, al solecito, en un lugar tranquilo, mirando el mar y hay que controlar la respiración de forma lenta. Los mudras son movimientos de yoga que se realizan con los brazos y las manos. 
Respiro de forma lenta y profunda, y cierro los ojos. Se ha de sentir la respiración. Con ella llenamos el cuerpo de Luz y Energía.

Los brazos deben de estar colgando a los lados del cuerpo y sacudir las manos.

Se acercan las manos y se une los dedos corazón, anular y meñique de una mano con los de la otra.

Y se realiza la postura del mudra en cuestión. Cuando ya tenemos la postura, se deja durante 30 segundos. Y pasado el tiempo se deja reposar el mudra sobre el externón, con los antebrazos dibujando una línea horizontal.

Los mudras ayudan a equilibrarte interiormente. Sientes como el cuerpo y la mente están más recargados de energía ya que se libera la energía bloqueada del interior de nuestro cuerpo llamados "nadie" y en los centros energéticos llamados "chacras".



"En las manos, al igual que en los pies, están reflejados todos nuestros puntos corporales y por ello las diferentes posiciones ayudan a desbloquear aquellos que estén inarmónicos".

El dedo pulgar:
Representa al elemento fuego y su cometido energético es equilibrar las energías del cuerpo nutriendo cuando debe alimentarse y destruyendo cuando debe eliminarse. Además en él reside nuestra conciencia divina.

El dedo índice:
Representa al elemento aire y su cometido es proveernos de la capacidad de crear y de pensar. Este dedo nos trae las inspiraciones divinas. En él radican nuestros diferentes estados de ánimo. Tiene asignado el cuarto chakra.

El dedo medio:
Representa al elemento éter y su cometido es proveernos de la energía necesaria para actuar y vivir en armonía con el mundo espiritual que tienes a tu alcance. Tiene asignado el quinto chakra.

El dedo anular:
Representa al elemento tierra y su cometido es proveernos de la fuerza necesaria para defendernos y luchar por lo que es nuestro, así como del equilibrio interior para afrontar cualquier situación. Tiene asignado el primer chakra.

El dedo meñique:
Representa al elemento agua y su cometido es proveernos de la posibilidad de interactuar con otros seres humanos en la sociedad. Es el que nos permite relacionarnos correctamente. Se encarga de trabajar nuestras emociones. Tiene asignado el segundo chakra.