miércoles, 14 de enero de 2015

VUELVO A SER YO



Hacía mucho que no escribía de forma personal, pero estoy tan contenta, porque ha vuelto la tranquilidad a mi vida.

No sé muy bien que ha pasado, bueno sí lo sé.

He tomado distancia y perspectiva de todas esas cosas que me estaban haciendo daño, he conseguido alejarme para ver que era bueno y que no, y con ello he conseguido que me sienta más segura, porque ahora tengo claro que es lo que quiero y cual es mi camino. Ahora entiendo que tenía que aprender con todo lo vivido para ser quien soy hoy, para mi propia evolución.

Ahora ya siento que he terminado de hacer mi limpieza y estoy muy orgullosa de mi misma, me siento liberada de mi propia condena por juzgarme tan duramente. He aprendido a quedarme con lo bueno del pasado y borrar todo lo demás que de nada sirven.

Me había perdido dentro de una coraza construida por mí misma en la que no dejaba entrar a nadie, ni tampoco sabía como salir yo.

Pero todo me ha servido de aprendizaje, he tenido el coraje y valor de perdonar y  he pedido perdón desde lo más hondo de mi corazón, con la fortuna de haberlo podido hablar y conseguir el perdón. Y ese aislamiento autoprovocado, por fin, lo rompí.

Ahora sí que vuelvo al inicio, sin mochila ni deudas en mi espalda. Para que cuando llegue la persona que tenga que llegar me conozca tal como soy, tenga de nuevo mi ilusión intacta, poder volver a ser generosa en el amor, como a mí me gusta demostrarlo.

Quiero despertarme y antes de levantarme sonreír todos los días a esa persona que esté a mi lado, quiero cogerle y que me coja de la mano, quiero que me cojan por la cintura y sienta mi cuerpo vibrar de nervios por sentir su caricia, quiero…quiero encontrar con quien hacer el camino junto a alguien que quiera acompañarme.

Ya no tengo miedo de volver a querer, ahora me siento que VUELVO A SER YO.