miércoles, 30 de julio de 2014

CURIOSIDADES: "SER MÁS TONTO QUE ABUNDIO"

Siempre he tenido la curiosidad por estas frases, cuyos nombres han quedado para la posteridad, por sus logros, hazañas o por todo lo contrario. Entre ellas, me preguntaba que habría hecho alguien para quedar así estigmatizado como una expresión típica castellana. 

Para empezar he descubierto, que lo decía mal, ya que creía que era "Agundio". 

SAN ABUNDIO DE COMO, OBISPO (2 de abril)

Martirologio Romano: En Como, en la región italiana de Liguria, san Abundio, obispo, que enviado a Constantinopla por san León Magno, con gran celo defendió allí la fe verdadera.

San Abundio, obispo de Como, una ciudad que aún conserva sus restos en la basílica que le dedicaron para honrarlo como su patrono. Una tradición dice que era griego, de Tesalónica (la actual Salónica), pero el nombre latino crea dudas sobre su origen. Lo que sí es un hecho es que Abundio conocía la lengua griega, algo poco común en la Iglesia de Occidente a su tiempo.

Se desconoce la fecha y lugar de su nacimiento, la primera fecha que consta en su biografía es el 17 de noviembre de 440, día en que Abundio, —quien era asistente de Amancio obispo de Como—, recibe la consagración episcopal como su sucesor. Pero no puede iniciar la labor en su diócesis inmediatamente, el Papa León I “el Magno” (quien está reunido con Atila) lo necesita para que vaya a Constantinopla como legado papal ante el emperador Teodosio II. Abundio debía restaurar la unidad de la fe, luego del largo conflicto doctrinal entre el Obispo Nestorio y el Archimandrita Eutiques. Se trata de dos figuras importantes del cristianismo oriental, sin embargo, mantienen un desacuerdo referente a la doctrina de la Iglesia de Roma y de los concilios sobre las dos naturalezas —humana y divina— en la persona de Cristo, este desacuerdo entre ellos provoca, inevitablemente, divisiones entre los cristianos; además hay conflicto por el nombramiento de obispos, problema que deviene en violencia física, como la sucedida al Patriarca Flaviano de Constantinopla, quien fuera brutalmente atacado, lo que provocaría su muerte al poco tiempo.
El emperador Teodosio II murió en 450, y fue ante su sucesor, Marciano, y ante los obispos, sacerdotes, monjes y fieles, que Abundio defendió francamente la doctrina católica sobre las dos naturalezas en Cristo, tal como lo había expresado León Magno en una carta a Flaviano. Tuvo éxito, y el documento pontificio fue aceptado por todos los obispos de oriente
Lograda la paz, y ton total éxito en su misión, fue recibido con alegría en Roma por el Papa León I el año 451. Pero tan sólo después de una misión similar al norte de Italia, pudo dedicarse a tiempo completo a su diócesis. Su labor consistió en organizar misiones para anunciar el Evangelio en las reiones montañosas de la zona de Lugano y otros territorios aún no cristianizados. El diplomático se convierte en predicador y teólogo. Murió el día de Pascua, según un texto de la época, justo después de la predicación. Pero no lo sabemos con certeza el año de la muerte, según lo informado por algunos en 469, otros en 488 o 499.
El Martirologio Romano lo recuerda el 2 de abril, mientras que la diócesis de cómo lo celebra el 31 de agosto.

SAN ABUNDIO DE CÓRDOBA

San Abundio de Córdoba, que vivió en la Córdoba musulmana de mediados del siglo IX. Fue fiel seguidor del obispo Samuel de Córdoba y San Eulogio de Córdoba. Lo nombra San Eulogio es su "Memoriales sactorum" habla de uno de sus discípulos, Abundio, originario de un pueblo de las montañas de Córdoba, Ananellos (actualmente Hornachuelos), por el que sabemos de su existencia real.

En aquella época, los musulmanes eran muy permisivos en cuanto a religión se refiere, la única prohibición habida y en caso de ser incumplida estaba castigada con pena de muerte, era la de no insultar en nombre de su gran profeta Mahoma, pero en el caso de retractarse y pedir perdón por ello, se condonaba la pena y todo quedaba olvidado. "Pronuncia una sola palabra y luego sigue la religión que quieras…" decía el emir.

Cuenta San Eulogio, que a diferencia de otros mártires, Abundio, no se presentó por si sólo ante el Cadi para contradecir la fe de Mahoma, sino que fue llevado ante él con engaños. Pero una vez allí, confiesa abiertamente su fe cristiana y la falsedad de la fe del Profeta. Se empeñó en ser martirizado, por lo que a pesar de que 11 veces se le dio la oportunidad de retractarse, se mantuvo firme en su postura, hasta que hubo que condenarlo y ejecutarlo. Por lo que siguiendo la práctica de la época, fue decapitado y su cuerpo fue abandonado para poder ser devorado por los perros.


Posteriormente, por el siglo XVII-XVIII, existió un Abundio en Córdoba, cuya profesión era ser campesino, que en una época de escasez de agua, quiso regar su campo orinando sobre él. Que debía de ser el nombre del tonto del pueblo.

LA BATALLA DE CAVITÉ

El Capitán de Fragara, Abundio Martínez de Soria, nacido en 1848 y muerto en 1968, en la guerra de España contra Filipinas, debió de huir con su barco en tal batalla, ya que ante la masacre española y encontrarse solo frente a toda la armada norteamericana. Pero en vez de retirarse, decidió ir de frente y hundió el barco, sin realizar el más mínimo rasguño a los norteamericanos. Esta acción nunca fue entendida en España, y en vez de considerarlo un héroe, se le condecoró como todo lo contrario.

Frases usadas como expresión:
  • Ser más tonto que Abundio, que en una carrera en la que corría él sólo llegó el segundo
  • Ser más tonto que Abundio, que vendió el coche para comprar gasolina
  • Ser más tonto que Abundio, que fue a vendimiar y se llevó uvas de postre
  • Ser mas tonto que Abundio, que se cayó de espaldas y se rompió el dedo sin uña..