viernes, 10 de agosto de 2012

NACER LLORANDO, MORIR SONRIENDO




El día que nacemos, nacemos llorando y todos los que están a nuestro alrededor sonríen;

Pero el día que morimos, sea con una sonrisa y todos los que estén alrededor lloren. 

Intentemos hacer todo lo posible por ser felices y permitir que nuestra felicidad irradie a los demás.

* Aún me queda mucho por aprender, pero en ello estoy. Habiendo perdonando y haberme perdonando, habiendo cerrado definitivamente las puertas al pasado y dejando entrar el presente con todo su esplendor, y que el pasado solamente sirva para haber aprendido la lección y que no vuelva a aparecer como un fantasma, que al fin y al cabo es solo una mera ilusión. Lección superada, con mucho esfuerzo, pero aprobada.

Alguna vez he dicho, nacemos solos y morimos solos, es cierto, es un acto natural individual, pero menuda gilipollez de frase y tampoco es verdad, necesitamos de nuestros padres para nacer. En esta vida no pasamos solos sin afectar a nadie, que horror si fuera así. A pesar de nuestro orgullo y egoísmo, siempre hay alguien que te quiere y siempre se quiere a alguien.