viernes, 17 de agosto de 2012

EL ARTE DE OLVIDAR



Parece sacado de Martes y 13 con la empanadilla, pero esta mañana he visto el documental de "La noche temática" de TVE y la verdad es que ha sido muy interesante.

Se está estudiando la posibilidad de olvidar recuerdos, para superar entre otras cosas, el miedo. Como ya sabemos, se sabe que tenemos dos tipos de memoria, a corto plazo y otra a largo plazo. Solamente las cosas que consideramos importantes se incorporan a la de largo plazo, el cerebro crea unas enzimas que hacen que se consoliden estos recuerdos.

El nivel de la importancia del recuerdo viene dado por el grado de emoción. 

Pues se está investigando sobre la memoria a largo plazo, ya se ha averiguado cual es la enzima que nos genera el miedo y ahora se busca su inhibidor, con el fin de poder manipular los recuerdos y borrar aquello que nos someta.

Por lo visto, los recuerdos no están almacenados en un solo lugar de nuestro cerebro. La parte consciente del recuerdo va al hipocampo y la parte emocional de la experiencia va a la amígdala, es decir, los recuerdos se dividen en fragmentos que se reparten en distintas partes del cerebro, por lo que no se sabe el lugar exacto donde se almacenan nuestras experiencias. Por lo que la amígdala decide la importancia del recuerdo y el hipocampo es quien lo almacena en la memoria a largo plazo.

Existe la posibilidad de tener mal almacenado los recuerdos constituyendo esto un trauma. Es el trauma el que hace que sobre limite el procesamiento del recuerdo en el cerebro; la vivencia, la emoción y el pensamiento se congelan y reviven una y otra vez, como si siempre se vivieran en el presente y no ponerla en su lugar en el pasado. Todo es debido a que la amígdala se ve sobrecargada (que es quien da la orden) y el hipocampo no sabe que hacer (que es quien lo ejecuta).

Se están usando medicamentos (Propranolol) para traumas severos. Es un bloqueante de la adrenalina que es la causante de reforzar la parte emocional de los recuerdos y mejora su almacenamiento. Sin adrenalina no hay estrés. Se está intentando modificar los recuerdos traumáticos antes de que se asienten en la memoria a largo plazo.

Se ha averiguado también que se pueden modificar los recuerdos importantes, si los moldeamos de nuevo, si por ejemplo lo escribimos para que salga a la luz y así podemos ir mitigándolo y nos quedaremos con la última versión que le hayamos dado. Es la re-consolidación. Es intentar convertir un recuerdo traumático en un mal recuerdo normal.

Otro método de enfrentamiento a los traumas es mediante un sistema de movimientos oculares. Es necesario recordar también todos los detalles para modificar la memoria. Es la búsqueda del equilibrio del sistema límbico con el sistema emocional, mediante el movimiento de ojos de derecha-izquierda y viceversa. Se reduce la hiperactividad de la amígdala y del sistema límbico y se normaliza el sistema cognitivo y el procesamiento.

¿Y si no tuviesemos recuerdos? los recuerdos autobiográficos están asociados a emociones. Estos se empiezan a tener a partir de los 3 años. Y lo hacemos siempre que interactuamos con los demás. Asi se forma nuestra personalidad. Sabemos de donde venimos, quienes somos y porqué somos como somos; si olvidamos nuestra vida estamos perdidos.

Aún nadie sabe la clave de almacenamiento de nuestros recuerdos, pero el cerebro puede borrarlos mediante la amnesia, debido a un estrés psicológico y el cerebro como mecanismo de defensa oculta y bloquea los recuerdos que le conviene. Por lo que se está estudiando cual es el mecanismo del cerebro que utiliza para crear la amnesia para coger esa enzima y tratar los recuerdos negativos como el miedo.

NOTA: Como todo en esta vida, todo depende para qué se utilice su uso será bueno o muy malo.