jueves, 22 de septiembre de 2011

¿QUE PASÓ CON ELLA?


Y por fin llegó la tranquilidad...bueno, casi, aún falta un poco para conseguir la plenitud, pero bueno, a ello se llegará.
Lo bueno del proceso que he pasado es que ahora me fijo más en los pequeños detalles, siempre los he tenido en cuenta, pero seguramente no los valoré también como debía, o por lo menos como ahora. Ha sido un largo camino de más de cuatro años de sufrimiento y sin vacaciones para el descanso.
Y la "ingenua" esa chica quedó en el pasado, murió por el maltrato sufrido y porque yo la dejé que la maltrataran, y de eso sí que me siento culpable.
Pero ella decidió morir para poder renacer. Murió por el bien de ella y de las personas que bien querían, que se preocuparon porque sabía que su vida no podía seguir así. Ella llegó a ser cien por cien dolor y angustia. Era una pobre diabla que se dejó enredar, sin saberlo, de forma involuntaria como un pez que cae en la red de un pescador, atada por los sutiles lazos de la maldad de una persona en la que ella confiaba. Pero era una lección que tenía que aprender, por algún motivo la vida la había puesto en ese trance y no se le daba ningún tipo de tregua ni para poder superar un duelo.
Ella intentó alejarse de esa situación para evitar un duro y amargo enfrentamiento, y por eso decidió ignorar la maldad y amargura para que aquella situación de evitarse fuera un sentimiento recíproco y allí acabara todo; pero se volvió a equivocar, la maldad estaba siempre provocando de forma sibilina, con movimientos y palabras venenosas; pero, antes o después, la pobre ilusa volvía a caer de forma tonta en sus trampas de ella, en cuanto no decía nada para no aumentar el drama, era tachada de cobarde, o cuando el volcán estallaba, era tachada de borde. Entonces, ¿como salía de aquella situación que la habían dejado sin poder tener acción y sin saber que pasaba? y no paraba de pensar ¿Porqué nadie se acercó a ese pobre ser y le contara lo que pasaba? ¿porque nadie se interesó por ella y le dio la oportunidad de defenderse o de explicarse?, simplemente, nunca le dieron esa oportunidad, claro, como se la iban a dar, se hubiera descubierto la maldad, que todo era un gran teatro, una gran farsa inventada por una mente enferma.
Entonces, ante la situación de no poder defenderse al no saber que le atacaba, se fue desgastando poco a poco por no saber el porqué. Ella sabía por lo menos que ese era el fin de aquel entramado, el poder quitarla de en medio, que solo quedara de ella la sombra de un fantasma. Ella se decía,_"tengo que luchar, he de resistir, no he hecho ningún mal, ella no puede ganar, como no lo ven, donde está su amistad?"- Y pasado mucho tiempo y muchas reflexiones, se dio cuenta, debía desaparecer.
Ahora, solamente, en contadas ocasiones, esa ingenua se deja ver, porque aún queda un poco de ella, pero es muy tímida, cada vez más, y solo sale ya en contadas ocasiones y con personas que llevan mucho tiempo a su lado, pero para los demás podríamos decir que murió. No se puede permitir el lujo de que crean que soy vulnerable de nuevo.
Y, ahora, gracias a mucho esfuerzo y al llanto aún reprimido, nació un nuevo ser. Un ser distinto, no puedo decir que ni mejor ni peor, pero sí diferente. Este nuevo ser, solamente ha heredado de la chica que antes fue, las muchas lecciones aprendidas que han quedado en su piel como tatuajes; y sobretodo, ha quedado en su memoria grabado con fuego, el mensaje de no volver a pasar más por ese camino. Y, es por ello, por todo lo acontecido que estoy muy contenta porque ha nacido mi nuevo ser sin rencor.
Yo pensé que el rencor no lo iba a poder superar, porque nunca entendíó como pudieron tratarla así, no había hecho nada malo, sólo enamorarse de una persona, y por eso fue humillada, maltratada, fustigada, pisoteada... y nunca supo realmente el porqué. Ella se preguntaba, ¿Que sacaban esa persona con ello?, ¿porque de un sentimiento tan bonito podía generar a su alrededor tanta maldad y tanto resentimiento? ¿A quién podía dañar que una persona quisiera a otra? Un sentimiento que conseguió ocultar y callar, solamente se dedicó a sentir desde el silencio.
Y aprendió a ser una sombra de lo que era, porque no podía mostrarse porque allí estaba ella como un buitre a la carroña para despellejarla. Y despúes de todos los momentos tan kafkino que pasó, porque la amargura de la maldad conseguía enredar a otras personas para poder tirar la piedra y esconder la mano, fue aquellos acontecimientos cuando se dio cuenta de la premeditación de esos actos tan depravados de ella, que esa persona perversa no era la primera vez que lo hacía y que era un ser odioso y destestable ante sus ojos porque la había engañado de una manera vil, había camuflado sus más bajos instintos bajo el disfraz de la amistad para conseguir que sabe que cosa. Pero los ojos de la ingenuidad fueron abriéndose poco a poco hasta que la luz entro por ellos y vio las cosas más clara.
Ella supo que tenía todo una explicación, nada por nada pasa, se decía, y entonces decidió intentar averiguar la verdad. Ese fue el momento, en que decidió abrir los ojos y escuchar hasta los silencios, ... y que de sorpresas se llevó. No se lo podía creer, como podía haber sido tan ingenua, como no había hecho caso a su intuicion. Que lección más cara es la que estaba aprendiendo. Y cogiendo persepectiva, pensó y pensó, hasta que llegó a una conclusión que fue el punto de inflexión en su vida y el motivo de su nuevo renancer.
Partió de la premisa falsa, que fue el gran error de partida,_"Si yo no lo hago, como me lo van a hacer?"_ Solamente puedo decir ahora,_"je, je, ya, ya"_. Y el segundo gran error, fue no confiar en su intuición y racionalizar las cosas "No cómo va a ser, la amista está ahí, eso es una paranoia mía", pues mira como son las coincidencias que doy la misma respuesta que antes _"je, je, ya, ya"_.
Y fue tirando de la madeja, y más, y más. Hasta que lo vio todo claro y se convenció de lo que pasaba. Porque como era ingenua, disculpaba las situaciones y pensaba, _"no, no puede ser"_ y realmente cuando queremos justificar algo, lo justificamos como sea y nos lo llegamos a creer que somos nosotros los que nos equivocamos. Hasta que la cosa fue poco a poco llendo más lejos. Caras extrañas, risas burlonas, preguntas indiscretas, malas contestaciones, etc. Que daba la casualidad que ella siempre buscaba el momento de mi soledad para realizar la jugada y enseñarme su verdadera cara y luego fingir con la mayor naturalidad.
Y como les pasa a todos los ingenuos, quiso recuperar el terreno de su vida que le habían invadido, y entonces luchó y nadie le comprendió, es más se le volvió en contra, nadie estaba acostumbrado a que aquella sumisa y paciente persona levantarala voy o intentara defenderse, que además, de forma ingenua, de nuevo, esperaba que alguien hablara, que alguien le preguntara, que alguien la escuchara, que alguien la reconociera tal como era y la salvara de aquel tan injusto atropello, y sobretodo él, ¿es que no la conocía? ¿Cómo se había dejado envenenar con tan sutiles enrededos? pero ¿y su amistad, no le daba esto motivo para que se acercara y preguntara para saber la verdad? Y ella esperó, esperó y esperó... quedándose atrás en aquella historia de confabulación insidiosa. Por que aquellos nudos envenenados que le ataron dirigidos contra ella, también menoscabaron sin piedad alguna la seguridad de él. A ella la atacaron y a él lo manipularon.
Entonces a aquel ingenuo e iluso ser sólo le quedaba un camino, el morir. Morir para nacer, pero como toda muerte o toda despedida es traumática. Y muchas veces la echo de menos, y me gustaría hacerla resucitar, pero sufriría y no se puede permitir sufrir más, ella está en paz y si alguna vez hay un halo de ella, es un milagro que ella quiso conceder a esa persona.
Por que lo más duro de su muerte fue que nunca se atrevieron a decir el porqué, sobretodo el; porque de la mala, la ingenua no esperaba nada, sabía que su acercamiento a ella desde el principio fue fríamente calculado; pero él, que motivo tenía él.
Pero lo más importante para ella era saber que siempre tuvo la conciencia tranquila y que el amor que sintió fue puro y dudo que esas personas que se la llevaron, alguna vez hayan sentido algo así, porque no se hubieran atrevido a destruir algo tan bello.
* PD: el tiempo pone todo en su sitio y creo en la justicia divina. La maldad y la bondad siempre tiene consecuencias, y allá cada uno con lo hecho u omitido en su vida. Y ya, estás consecuencias se están pagando, tanto las buenas como las malas. La maldad nunca dará felicidad a nadie y menos a su ejecutor@. Pero que no se contrarreste los actos de manipulación y maldad como consecuencia de una enfermedad que cuando hay tratamiento médico solo queda la maldad en sí como propia autora.