domingo, 17 de julio de 2011

XV

Estaba una princesa
mirando por la ventana,
y veía las estrellas
y veía como brillaban.
La princesa era feliz
era de un cuento de hadas
que sueña con su príncipe azul
y con su gran casa.
La princesa era muy bella
y el príncipe la amaba,
la princesa era una rosa
que estaba rociada por la mañana.
El príncipe era valiente
que salía de mañana a la caza,
pero un día se perdió
y no dio con el camino a casa.
El príncipe iba a caballo
y andaba, y andaba,
y no veía más que árboles,
setos y hierbas malas.
El príncipe temeroso
cuando la noche llegaba
a ver si salía un gran animal
a donde él estaba.
Pero fue la noche clara
cuando esta llegó
y la estrella de la princesa,
la estrella le guió.
Así pudo el príncipe
conquistar a la princesa
y hacer realidad
lo que ella deseaba:
Tener un príncipe azul,
tener una gran casa,
ser feliz para siempre
y estar muy enamorada.